Down Deep, el documental pagado para defender con uñas y dientes el fracking

La técnica del fracking o fracturación hidráulica para sacar petróleo y gas suma detractores en todo el mundo. El documental norteamericano Down Deep dice desenterrar la verdad sobre el fracking en medio del debate en ese país por cómo lograr la autonomía energética.

Lo primero que hay que decir es que Down Deep fue una producción encargada por la empresa de extracción de petróleo y gas WPX Energy. Por lo mismo hay que tener claro que presenta una de las visiones a favor de esta técnica y no es realmente objetivo, defendiendo punto a punto cada crítica que se le ha hecho a este proceso, mostrando una realidad idealizada.

Hay que recordar que en lugares como el Estado de Nueva York se prohibió el uso del fracking por los peligros a la salud de las personas y el medioambiente.

Los mayores peligros del fracking o fractura hidráulica recaen en la contaminación de napas subterráneas de agua, la gran cantidad de químicos en el proceso y la vinculación de esta actividad con los aumentos de temblores o terremotos en zonas aledañas.

Aprovechar los recursos ante la crisis energética

Según el autor, el debate ha estado polarizado y la población no sabe aún en quien confiar. La producción comienza con un hombre común diciendo que “Dios nos mandó todos estos recursos, minerales, plantas o animales para que los usemos. Si los usamos en una manera razonable, lógica y segura … está bien”.

Steve Natali, vicepresidente de exploración de WPX Energy comenta que “cualquier ciudadano americano que está intentando tomar una decisión sobre este tema debe entender que tenemos una necesidad de energía en este país. Y como en todos los procesos industriales hay un efecto sobre el medioambiente. Este efecto puede ser mitigado o no, dependiendo de las decisiones que tomen las empresas”.

Ahí explican que WPX Energy ordenó hacer este documental “en respuesta de la ola de mala información que ha sido lanzada contra la industria y específicamente contra el proceso del fracking”.

Debemos recordar que industrias dañinas como el tabaco han ocupado técnicas similares (documentales) para tratar de blanquear su imagen con el objetivo que las posiciones negativas de la población no sean tan extremas.

En Down Deep enfatizan en que el mundo necesita energía, desde la industria a la medicina, y que Estados Unidos particularmente depende de la energía. “No hay casi nada que no esté tocado por nuestra dependencia del petróleo y el gas” aseguran.

Luego destacan que el gas natural es una de las formas más limpias de energía, recogiendo un discurso de Barack Obama donde dice que en Estados Unidos hay reservas que podrían sostener el país por 100 años y que su administración velará porque la extracción se haga de manera segura.

El experto en migración de gas, Fred Baldassare, asegura que el gas natural es importante porque es más limpio, es abundante y está en los Estados Unidos, reduciendo la dependencia hacia otros países.

Los orígenes

En Down Deep se asegura que lo que cambió todo convirtiéndolo en una alternativa viable fue la combinación del la fracturación hidráulica y la perforación horizontal. Antes había que tener un “pad” (lugar donde se instala un pozo) por cada tres acres, y ahora se puede hacer uno cada 640 acres, gracias a que se pueden poner 22 pozos en el mismo pad (donde antes cabía solo un pozo). Desde ahí las tuberías bajarán para luego moverse horizontalmente.

Fracking

Nota de la redacción: Aquí hacemos una pausa y nos vamos a lo que ocurre en la serie House of Cards, donde podemos ver a grupos conservacionistas que apoyan ciertas causas o le quitan gravedad, dependiendo de las donaciones que lleguen de fuentes cercanas a los proyectos cuestionados. Ahora continuemos.

En el documental señalan que la producción de gas natural con la técnica del fracking tiene mucho menor impacto ambiental que otras fuentes de energías no convencionales, como la energía solar o eólica.

Las “mentiras” sobre el fracking

El relator asume que hay un movimiento importante en contra del fracking pero dice que hay muchas “mentiras” rondando en el ambiente y un interesante “suministro inagotable de gente preparada para unirse a la cruzada contra las ‘petroleras malvadas‘”.

Una de las tesis que busca imponer el documental es que quienes critican a la industria también son enormes consumidores de energía.

Entre las “mentiras” hablan de envenenamiento de aguas, aumento del cáncer, muerte de animales e incremento de temblores en zonas aledañas a los pozos.

Ellos reconocen que han existido desastres ambientales en la industria de la extracción y generación de energía, pero las achacan a malos procedimientos y a casos aislados, realizados para tomar una ganancia en un espacio corto de tiempo y sin los resguardos necesarios ni el cumplimiento de regulaciones.

“No hay nada responsable, ético ni sincero en condenar a toda una industria por la irresponsabilidad de unos pocos” es una de las frases que usan, argumentando además que no hay nadie más interesado en denunciar las malas prácticas que las propias industrias.

El proceso

La primera etapa en la creación de un pozo, es buscar el origen de la formación de “shale gas“, que a menudo se encuentra a una o dos millas del subsuelo, donde para llegar a estos recursos se perfora verticalmente el objetivo.

Uno de los peligros más grandes es contaminar las napas subterráneas por lo que se toman más resguardos en los primeros 500 o 1000 mil pies

Primero se perfora un agujero muy grande de entre 18 y 20 pulgadas hasta mil pies de profundidad. Luego se instala una tubería de acero en el agujero y se le inyecta cemento para que baje y luego suba para recubrir el agujero en el exterior de la tubería.

Una vez que la tubería de acero está rodeada de cemento para “proteger” los acuíferos, se continúa el agujero con una broca más pequeña que la tubería inicial.

Uno de los expertos consultados señala que no hay casos probados en Estados Unidos donde se haya comprobado que se haya contaminado un acuífero por culpa de este tipo de pozos. Además habla de casos fantasmas de contaminación donde supuestamente se ha probado que no hay negligencias de las petroleras.

El mismo experto anterior genera una frase que suena preocupante:

“¿Hay problemas con la calidad de los pozos y la migración del gas? Absolutamente, y generalmente son solucionados de inmediato o a corto plazo. Pero también hay otros problemas que ocurren naturalmente y las petroleras quedan con la responsabilidad”.

Para esto ponen como ejemplo que hay una gran cantidad de áreas donde el metano orgánico está muy cerca de la superficie. “Ocurre naturalmente y siempre ha estado ahí, puede causar que los arroyos burbujeen y puede migrar a pozos o acuíferos” relatan en la producción.

“Las fracturas creadas en estos pozos horizontales son muy pequeñas y están a millas de profundidad en el subsuelo. Si bien la gente dice que pueden causar temblores, estas fracturas pueden ser mantenidas con granos de arena de 0,2 centímetros de espesor. No se necesita mucho más para que el gas empiece a fluir” dice el mandamás de WPX Energy.

Otro de las críticas que analizan en el documental es la gran cantidad de agua que necesita el proceso, “lo que es innegable”. Para que se vea más lindo dicen que “para ser justos con las petroleras en el uso de agua, estas usan lo mismo en un pozo, que un campo de golf en dos semanas”. La supuesta reutilización del agua llega a un 50%.

El siguiente punto que se analiza son las críticas al uso de químicos en el proceso. Ahí explican que “los usamos con mucho cuidado, somos muy conscientes de su uso. Cuando vuelven a la superficie en algunos casos los reutilizamos y en otros los depositamos en un pozo profundo de eliminación de residuos donde no le hacemos daño a nadie”.

Del fluido que se le inyecta al pozo, entre el 0,1% y el 2% corresponde a aditivos o químicos. Ahí explican que usan algunos elementos usados en los detergentes. Según el documental si los químicos están bien monitoreados y cuidados no hay problemas con el medioambiente.

“Los accidentes son mitigados inmediatamente a través de tanques o depósitos diseñados especialmente para este tipo de situaciones” justifican.

Finalmente explican que “nadie quiere decir que el fracking está exento de riesgos, ninguna forma de energía lo está. Pero se ha probado que la extracción de gas a través de la fracturación hidráulica es segura”.

Otra de las ideas fuerza que utiliza la compañía en el documental es que los empleados viven en los mismos lugares donde se produce el gas, van a las mismas iglesias, toman el mismo agua y los niños se educan en las mismas escuelas que quienes habitan originalmente esas zonas.

Aquí puedes ver el documental completo

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=tiGZwgGhRgo”]